14 de noviembre de 2012

olas.

Era evidente que iban juntos. Incluso hacian buena pareja, tal era la sintonía que los envolvía con el oceano de fondo. ...si tan solo se mirasen entre ellos.

10 de octubre de 2012

Grandes minucias.



Creo que una hoja de hierba, no es menos
que el día de trabajo de las estrellas,
y que una hormiga es perfecta,
y un grano de arena,
y el huevo del régulo,
son igualmente perfectos,
y que la rana es una obra maestra,
digna de los señalados,
y que la zarzamora podría adornar,
los salones del paraíso,
y que la articulación más pequeña de mi mano,
avergüenza a las máquinas,
y que la vaca que pasta, con su cabeza gacha,
supera todas las estatuas,
y que un ratón es milagro suficiente,
como para hacer dudar,
a seis trillones de infieles.

Descubro que en mí,
se incorporaron, el gneiss y el carbón,
el musgo de largos filamentos, frutas, granos y raíces.
Que estoy estucado totalmente
con los cuadrúpedos y los pájaros,
que hubo motivos para lo que he dejado allá lejos
y que puedo hacerlo volver atrás,
y hacia mí, cuando quiera.
Es vano acelerar la vergüenza,
es vano que las plutónicas rocas,
me envíen su calor al acercarme,
es vano que el mastodonte se retrase,
y se oculte detrás del polvo de sus huesos,
es vano que se alejen los objetos muchas leguas
y asuman formas multitudinales,
es vano que el océano esculpa calaveras
y se oculten en ellas los monstruos marinos,
es vano que el aguilucho
use de morada el cielo,
es vano que la serpiente se deslice
entre lianas y troncos,
es vano que el reno huya
refugiándose en lo recóndito del bosque,
es vano que las morsas se dirijan al norte
al Labrador.
Yo les sigo velozmente, yo asciendo hasta el nido
en la fisura del peñasco.

Walt Whitman.

3 de octubre de 2012

Polaroid.



Quiero una Polaroid para recordar cómo eres realmente.

Aunque mis vivencias contigo se emponzoñen,
aunque nos separemos y no te vuelva a ver.
Aunque el destino nos divida,
siempre me quedarán esos instantes congelados.

No necesito una vida con filtros, sino
apreciar la belleza de tus imperfecciones,
y los quiebros de tus gestos.

Cada detalle es importante si quiero realmente recordar quien eras
ahora que ha pasado el tiempo.

Y poder ser capaz de volver a enamorarme de tí a través de una imagen.
Quiero hacerte partícipe de la belleza que percibo, y así
poder hacer que te quieras más a tí mismo.



Así, donde quiera que te deje la vida,
te buscaré para devolverte el pedazo tí que te arrebaté.
Que esos recuerdos olvidados puedan ser motivo de alegría
en nuestro (¿ansiado?) reencuento.

Y si en esta vida no es posible,
doblaré las fotografías en pájaros de papel,
y que estas levanten el vuelo desde el lugar en el que tú yaces.

18 de agosto de 2012

Así que quieres ser escritor, ¿eh?



Si no brota de ti a borbotones;
a pesar de todo,
ni lo intentes.
A menos que te salga por voluntad propia
del corazón y la mente y la boca
y las entrañas,
ni lo intentes.
Si tienes que permanecer horas sentado
mirando la pantalla del ordenador
o encorvado sobe la
máquina de escribir
en busca de palabras,
ni lo intentes.
Si lo haces por el dinero o
la fama,
ni lo intentes.
Si lo haces porque quieres
mujeres en la cama
ni lo intentes.
Si tienes que sentarte y
rehacerlo una y otra vez,
ni lo intentes.
Si sólo pensar en ello ya te cuesta trabajo,
ni lo intentes.
Si quieres escribir como algún
otro,
olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga de ti
con un rugido,
entonces espera tranquilo.
Si no llega a salir de ti con un rugido,
dedícate a otra cosa.
Si primero se lo tienes que leer a tu esposa
o a tu novia o tu novio
a tus padres o quienquiera que sea,
no estás preparado.

No seas como tantos otros escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman escritores,
no seas soso, aburrido y
pretencioso, no te dejes consumir por el
narcisismo.
Las bibliotecas del mundo
se han dormido de
aburrimiento
con los de tu calaña.
No lo empeores.
Ni lo intentes.
A menos que te salga
del alma como un cohete,
a menos que creas que la inactividad
te llevaría a la locura o
al suicidio o al asesinato,
ni lo intentes.
A menos que el sol en tu interior te
abrase las entrañas,
ni lo intentes.

Cuando de veras sea la hora,
y si estás entre los escogidos,
cobrará vida por
si mismo y seguirá cobrándola
hasta que mueras o muera
en ti.

No hay otra manera.

Ni la hubo nunca.



Charles Bukowski en 'Escrutaba la locura en busca de la palabra, el verso, la ruta'.

14 de agosto de 2012

Linguaxe.



Canta teima ten a xente.
O galego non é só un idioma para escribir sobre bolboretas, carballos e amenceres. O galego é unha lingua cuxo romanticismo vai máis aló da beleza dos nosos paisaxes. Mal noxo de textos evidentes. É unha lingua bela por sí mesma. Desas linguas que escoitas e dís: este home ben podería agochar un poeta dentro de sí. ¿Sorprenderanos outra vez?
Dou gracias por superar os prexuizos que tiven non fai agora moito tempo, e prego para que os demáis algún día puideran deixalos atrás tamén. O galego é unha lingua que me fai estarricar cada vez que a escoito. Invítame á introspección e a múltiples liñas de pensamento. Quizais por iso non me comunico coa xente en galego; quizais porque teño medo de mancillar a lingua con cousas cotiás. Quizais porque non teño costume e non a sei empregar correctamente.

Oir falar galego dame ganas de chorar.
Quizais porque ninca chegarei a ser a galega que eu quero, e nunca poderei ser outra cousa.