6 de febrero de 2010

Esos preciosos años.



Estás en la edad de las locuras, no de las depresiones. Aún no. Tocan las uñas de colores, y los secretos que sólo tus íntimos amigos saben.
Estás en la edad de ser tú mismo, no del 'qué dirán'. Aún no. Tocan las noches en vela esperando la llamada de alguien, y la alegría del sonido del teléfono o la tristeza del silencio de tu habitación.
Estás en la edad del pavo, no de hacer el ganso. Aún no. Tocan las fotos olvidadas, y la alegría de volverlas a encontrar en una carpeta del Explorer.
Y esa canción que suena de fondo, te trae recuerdos. Ya sean tristes o felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario