14 de noviembre de 2012

olas.

Era evidente que iban juntos. Incluso hacian buena pareja, tal era la sintonía que los envolvía con el oceano de fondo. ...si tan solo se mirasen entre ellos.

10 de octubre de 2012

Grandes minucias.



Creo que una hoja de hierba, no es menos
que el día de trabajo de las estrellas,
y que una hormiga es perfecta,
y un grano de arena,
y el huevo del régulo,
son igualmente perfectos,
y que la rana es una obra maestra,
digna de los señalados,
y que la zarzamora podría adornar,
los salones del paraíso,
y que la articulación más pequeña de mi mano,
avergüenza a las máquinas,
y que la vaca que pasta, con su cabeza gacha,
supera todas las estatuas,
y que un ratón es milagro suficiente,
como para hacer dudar,
a seis trillones de infieles.

Descubro que en mí,
se incorporaron, el gneiss y el carbón,
el musgo de largos filamentos, frutas, granos y raíces.
Que estoy estucado totalmente
con los cuadrúpedos y los pájaros,
que hubo motivos para lo que he dejado allá lejos
y que puedo hacerlo volver atrás,
y hacia mí, cuando quiera.
Es vano acelerar la vergüenza,
es vano que las plutónicas rocas,
me envíen su calor al acercarme,
es vano que el mastodonte se retrase,
y se oculte detrás del polvo de sus huesos,
es vano que se alejen los objetos muchas leguas
y asuman formas multitudinales,
es vano que el océano esculpa calaveras
y se oculten en ellas los monstruos marinos,
es vano que el aguilucho
use de morada el cielo,
es vano que la serpiente se deslice
entre lianas y troncos,
es vano que el reno huya
refugiándose en lo recóndito del bosque,
es vano que las morsas se dirijan al norte
al Labrador.
Yo les sigo velozmente, yo asciendo hasta el nido
en la fisura del peñasco.

Walt Whitman.

3 de octubre de 2012

Polaroid.



Quiero una Polaroid para recordar cómo eres realmente.

Aunque mis vivencias contigo se emponzoñen,
aunque nos separemos y no te vuelva a ver.
Aunque el destino nos divida,
siempre me quedarán esos instantes congelados.

No necesito una vida con filtros, sino
apreciar la belleza de tus imperfecciones,
y los quiebros de tus gestos.

Cada detalle es importante si quiero realmente recordar quien eras
ahora que ha pasado el tiempo.

Y poder ser capaz de volver a enamorarme de tí a través de una imagen.
Quiero hacerte partícipe de la belleza que percibo, y así
poder hacer que te quieras más a tí mismo.



Así, donde quiera que te deje la vida,
te buscaré para devolverte el pedazo tí que te arrebaté.
Que esos recuerdos olvidados puedan ser motivo de alegría
en nuestro (¿ansiado?) reencuento.

Y si en esta vida no es posible,
doblaré las fotografías en pájaros de papel,
y que estas levanten el vuelo desde el lugar en el que tú yaces.

18 de agosto de 2012

Así que quieres ser escritor, ¿eh?



Si no brota de ti a borbotones;
a pesar de todo,
ni lo intentes.
A menos que te salga por voluntad propia
del corazón y la mente y la boca
y las entrañas,
ni lo intentes.
Si tienes que permanecer horas sentado
mirando la pantalla del ordenador
o encorvado sobe la
máquina de escribir
en busca de palabras,
ni lo intentes.
Si lo haces por el dinero o
la fama,
ni lo intentes.
Si lo haces porque quieres
mujeres en la cama
ni lo intentes.
Si tienes que sentarte y
rehacerlo una y otra vez,
ni lo intentes.
Si sólo pensar en ello ya te cuesta trabajo,
ni lo intentes.
Si quieres escribir como algún
otro,
olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga de ti
con un rugido,
entonces espera tranquilo.
Si no llega a salir de ti con un rugido,
dedícate a otra cosa.
Si primero se lo tienes que leer a tu esposa
o a tu novia o tu novio
a tus padres o quienquiera que sea,
no estás preparado.

No seas como tantos otros escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman escritores,
no seas soso, aburrido y
pretencioso, no te dejes consumir por el
narcisismo.
Las bibliotecas del mundo
se han dormido de
aburrimiento
con los de tu calaña.
No lo empeores.
Ni lo intentes.
A menos que te salga
del alma como un cohete,
a menos que creas que la inactividad
te llevaría a la locura o
al suicidio o al asesinato,
ni lo intentes.
A menos que el sol en tu interior te
abrase las entrañas,
ni lo intentes.

Cuando de veras sea la hora,
y si estás entre los escogidos,
cobrará vida por
si mismo y seguirá cobrándola
hasta que mueras o muera
en ti.

No hay otra manera.

Ni la hubo nunca.



Charles Bukowski en 'Escrutaba la locura en busca de la palabra, el verso, la ruta'.

14 de agosto de 2012

Linguaxe.



Canta teima ten a xente.
O galego non é só un idioma para escribir sobre bolboretas, carballos e amenceres. O galego é unha lingua cuxo romanticismo vai máis aló da beleza dos nosos paisaxes. Mal noxo de textos evidentes. É unha lingua bela por sí mesma. Desas linguas que escoitas e dís: este home ben podería agochar un poeta dentro de sí. ¿Sorprenderanos outra vez?
Dou gracias por superar os prexuizos que tiven non fai agora moito tempo, e prego para que os demáis algún día puideran deixalos atrás tamén. O galego é unha lingua que me fai estarricar cada vez que a escoito. Invítame á introspección e a múltiples liñas de pensamento. Quizais por iso non me comunico coa xente en galego; quizais porque teño medo de mancillar a lingua con cousas cotiás. Quizais porque non teño costume e non a sei empregar correctamente.

Oir falar galego dame ganas de chorar.
Quizais porque ninca chegarei a ser a galega que eu quero, e nunca poderei ser outra cousa.

26 de abril de 2012

Oniria e Insomnia



Oniria encuentra a Insomnia. Los dos conectan bien.
Quizás en otra vida fueron un mismo ser.

“Atrévete a acompañarme, vamos a andar por los cables”.
Y en el bar 'La Bohemia' fue la primera y tercera vez. De neón, sus arterias ven; llevan tiempo esperándose. Se quitan los pijamas, pegados a su piel.
“Quizás Oniria sueña, y él duerme sin saber.”
Ella hace equilibrismos; él descubre a Fred Astaire bailando en la cornisa del piso veintitrés. Y cuando esa imagen resbala, él la descubre descalza.
Esa noche ella fue muy cruel: empezó despidiéndose. Será un reencuentro inesperado en noche azul. Sí, ya lo verás. Cuando me gire entre la gente, serás tú. Sí, ya lo verás….
Después de unir su dualidad ella no sueña más, ni él quiere despertar.
Se la llevaron entre tres. “Siempre se vuelve a escapar. ¿No ves que está mal?”
Y sea cuarta, o quinta vez, ella lo vuelve a jurar.

Será un reencuentro inesperado en noche azul. Sí, ya lo verás. Cuando me gire entre la gente, serás tú.

~LoveOfLesbian

12 de abril de 2012

Kashmir.



Nuestra historia me hacía pensar en el Oriente Medio. El camino interminable de las dunas, que no dejaba de llevar a ninguna parte. El calor que envolvía los cuerpos en sudor. Mil y una noches interminables por delante, mientras por el día nos escondíamos para descansar nuestros hastiados cuerpos. Y la embriaguez estaba a la orden del día; nuestro propio oasis particular ajeno a las preocupaciones y a los peligros. La única forma de afrontar con valor lo que teníamos por delante.
La sed sólo se podía aplacar con bocas ajenas. Aquí no se podía sobrevivir de no ser por el instinto animal y la ley del más fuerte. Besar y respirar, o morder y jadear. Dos formas distintas de aplicar el mismo juego. Los hombres siempre fueron lobos para los hombres, pero la cosa iba de extremos. Comías o eras comido, en más de un sentido.
Pero, insignificancias aparte, nuestro juego era distinto. El tuyo y el mío. Tu piel era cachemira, y la mía la lija que desgastaba tan preciada tela. Casi podía sentir tus jirones cayendo a mis pies. Ninguna sustancia que alterara el estado de mi mente podía competir con eso.
Y así perdí mi rumbo, y acabé deshechando la brújula.



No se puede decir que esta vida nos gustase o nos dejase de gustar; quizás simplemente no teníamos a donde ir, o no sabíamos cómo llegar. Porque de todos los laberintos que existen, el desierto es el más implacable: uno no sabe por donde escapar, y es consciente de que poco a poco se desintegrará hasta fallecer. La cuestión es el tiempo que le llevará, y en qué lo empleará. Esta fue nuestra decisión. Vivir deprisa y morir jóvenes.
Pero a eso se reducía nuestra vida. Una vasta extensión yerma; para el cuerpo y para el alma.


Notas finales respecto al texto: La intención principal de esto ha sido reflejar como el bucle de cosas de una vida normal puede llevar a un callejón sin salida. Se necesita algo más que el andar constante para salir del 'desierto' que es la rutina; se necesita una intención, un por qué.
La idea del desierto como sublimación del laberinto la saqué de un cuento de 'El Aleph', de Jorge Luís Borges. Llevaba ya un buen tiempo queriendo incluirla en un texto. Y como siempre, fue cuestión de encontrar la canción adecuada: en este caso, Kashmir de Led Zeppelin.

10 de abril de 2012

Luck is an Attitude.



Nunca he sido una persona de impulsos. No me dejo llevar por las emociones libremente, porque siempre he pensado que son un lastre. Las cosas se piensan con la cabeza fría y se ejecutan con mano de hierro. Lo que no te ayuda a crecer profesional o intelectualmente sólo te entorpece.
Bueno, al menos eso creía. Pero también es cierto que sólo necesitamos diez segundos de coraje irracional para darle un giro de ciento ochenta grados a nuestra antigua concepción del mundo. Todos debemos desaprender en algún momento.



No soy mucho de coger las cosas sin permiso... pero contigo haré una excepción. Siéntete afortunado.
Hay algunas cosas en esta vida que no son cuestión de poder o no poder. Se hacen y punto.

3 de abril de 2012

Acción, Reacción.


Instantánea perteneciente a ~Olinwena publicada en DeviantArt.



Bendita individualidad.
Bueno, bendita y maldita a la vez. No vamos a negar que todos hemos tenido en alguna ocasión ganas de arrancarle la cabeza a alguien; yo, la primera de ellas. Pero aún pese a todo, no podemos evitar el hecho de sentir curiosidad por aquello que nos es ajeno a nosotros. Aquello que conocemos incluso menos de lo que nos conocemos a nosotros mismos.
¿Por qué? ¿Qué es lo que nos hace seres sociables por naturaleza?

La vida empieza fuera de tu zona de bienestar. Dentro del propio concepto de estar vivo viene implícito el hecho de descubrir cosas nuevas, arriesgar a perderlo todo y afrontar los errores que cometas. Y dentro de esto nada nos puede presentar un desafío mayor que conocer a otro ser humano. Pensadlo bien: nacemos completamente aislados los unos de los otros. No físicamente hablando por supuesto, sino desde el ámbito psicológico. Somos como islas separadas a kilómetros de distancia, cuyos únicos puentes de comunicación los constituyen el lenguaje y la cultura. Pero esos puentes están llenos de de taras, y nunca estás seguro de si lograrás en algún momento conocer y alcanzar otras islas, porque se trata, en muchas ocasiones, de lugares muy diferentes del que tú procedes. Mientras exista la individualidad, será imposible eliminar definitivamente la soledad. No existe nada parecido a una realidad compartida, aunque a veces lo parezca. Incluso las personas que creen estar conectadas por lazos afectivos de amistad, familiares o incluso más profundos, no poseen realmente una conexión tangible. Solo la ilusión de la misma.

Para crecer deben contactar a través de esos puentes. El verdadero punto de unión de dos personas es la colisión entre ellas. La tercera ley de Newton es aplicable a algo más que a los cuerpos sólidos: acción y reacción.
La verdadera forma de conseguir atisbar a otro ser humano viene dada por el caos: debes conocer a la otra persona, interactuar y discutir con ella. Cada movimiento tiene una reacción igual y opuesta, y debes jugar con ello. Debes enfrentarte a aquello que no te guste, ahondar en sus razones e intentar disipar sus dudas. Debes ofrecer lo mejor de tí, esperando que a su criterio sea también lo mejor que el otro pueda recibir. Debes mentir si lo consideras apropiado, pero nunca herir de forma gratuita. Debes tratar a los demás como querrías que ellos te tratasen a tí: como a una gema extraña, o un tesoro recién descubierto.

Y si no te gusta lo que encuentras al remover los posos del té, asiente y aléjate como si nada hubiese pasado. Porque ya has adquirido otra experiencia más en esta vida: la que te da un punto de vista distinto del tuyo, y unas experiencias vitales enfocadas de otra forma. Aprender es colisionar; y la vida, experiencia. Y si los posos descubren algo maravilloso... siempre puedes disfrutar de este nuevo sabor en tu infusión.





¿Es posible llegar a explorar a fondo otras islas y descubrir todos sus secretos? Chicos, desafortunadamente mi conocimiento no llega tan lejos ni por asomo. Estoy tan perdida en este mundo como vosotros, nos guste o no.
Pero entre todas estas divagaciones de mi pequeña cabeza, sólo puedo afirmar una cosa con claridad: no puedes conseguir un par de buenos amigos sin ganarte antes otros tantos enemigos. Y si hay alguien que te tiene en el punto de mira, para bien o para mal, será que alguna vez en tu vida has defendido algo que considerabas realmente justo.

17 de marzo de 2012

Té de Jazmín.



"Si yo sugiriera que entre la Tierra y Marte hay una tetera de porcelana que gira alrededor del Sol en una órbita elíptica, nadie podría refutar mi aseveración, siempre que me cuidara de añadir que la tetera es demasiado pequeña como para ser vista aún por los telescopios más potentes. Pero si yo dijera que, puesto que mi aseveración no puede ser refutada, dudar de ella es de una presuntuosidad intolerable por parte de la razón humana, se pensaría con toda razón que estoy diciendo tonterías. Sin embargo, si la existencia de tal tetera se afirmara en libros antiguos, si se enseñara cada domingo como verdad sagrada, si se instalara en la mente de los niños en la escuela, la vacilación para creer en su existencia sería un signo de excentricidad, y quien dudara merecería la atención de un psiquiatra en un tiempo iluminado, o la del inquisidor en tiempos anteriores".

~Teoría de la tetera de Bertrand Russell.




- ¿Va a ir usted hoy a misa, señora Foster?
- Me temo que no, querida. Unas viejas amigas y yo hemos quedado para tomar el té.

20 de febrero de 2012

Residuos.


Imagen sacada de 'Contexto y concepto'.



Aún a estas alturas sigue asombrándome cuanto me puede bloquear un papel en blanco. Su mera presencia me apabulla. Medio para expresar ideas, lienzo universal y genérico. Matriz de la que todo surje, vehículo de la expresividad. ¿Cómo una persona como yo puede rascar y arañar en él buscando el trazo? El único trazo. Porque para nuestra desgracia, de las infinitas líneas posibles que se podrían ejecutar, sólo hay una en las profundidades que defina exactamente aquello que queremos sacar a la luz. El trazo como parte de una idea, o como una idea en sí. ¿Cómo podemos descubrirlo?

Según el esquema de la pirámide de Maslow, es paso imprescindible antes de dedicar tu vida a la creatividad y a la expresión, cumplir una serie de requisitos mínimos que asegurarán tu desarrollo y autorealización. Pero estos requisitos distan de ser de aprendizaje o desarrollo manual e intelectual. Todos ellos hacen relación al entorno en el cual te mueves. Disversos aspectos como la seguridad física y buena disposición de salud, así como las necesidades afectivas cubiertas son necesarias para una vida artística productiva. Esta teoría, constrastada con la vida de varias personas consideradas eminentes, se erige como un modo de justificar el éxito.
Sin embargo, yo me niego a creer que toda naturaleza y afán creativo surja de nuestro alrededor y no del propio genio. Independientemente de las circunstancias personales, dentro de muchas personas anida una necesidad de expresarse que no puede ser acallada por mucho que su vida personal naufrague. Grandes artistas, Mozart por ejemplo, siguieron componiendo sus piezas incluso en las circunstancias más adversas, ya fuera por el ostracismo, la enfermedad, o el hambre, en un intento casi suicida de acallar al mismo nivel sus necesidades creativas y económicas. Así acabaron, también hay que decirlo.

¿Es posible lograr una sublimación artística aunque las circuntancias personales hagan aguas? Tantos años de libertad y creatividad coartada dan sus amargos frutos ahora. No quiero que mis ideas sean residuos de la realidad colindante. No quiero que el trazo que deje mi mano en la eternidad vuelva a estar condicionado a las cadenas que otras causas externas me pongan.

23 de enero de 2012

Enfant Terrible.

L'enfant terrible o l'enfant gâté. Expresión francesa para referirse a niños particularmente ingenuos que hacen preguntas terriblemente embarazosas a adultos, especialmente a sus padres.
Sin embargo, su uso más extendido se encuentra referido a una persona cuyas opiniones se apartan de la ortodoxia, son innovadoras o de vanguardia en el arte.





Un brindis a todo aquel que es capaz de encontrarle las tres piernas al gato. Un brindis por todo aquel enfant terrible que ande suelto y cause estragos en las mentes ajenas.