10 de abril de 2012

Luck is an Attitude.



Nunca he sido una persona de impulsos. No me dejo llevar por las emociones libremente, porque siempre he pensado que son un lastre. Las cosas se piensan con la cabeza fría y se ejecutan con mano de hierro. Lo que no te ayuda a crecer profesional o intelectualmente sólo te entorpece.
Bueno, al menos eso creía. Pero también es cierto que sólo necesitamos diez segundos de coraje irracional para darle un giro de ciento ochenta grados a nuestra antigua concepción del mundo. Todos debemos desaprender en algún momento.



No soy mucho de coger las cosas sin permiso... pero contigo haré una excepción. Siéntete afortunado.
Hay algunas cosas en esta vida que no son cuestión de poder o no poder. Se hacen y punto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario