3 de octubre de 2012

Polaroid.



Quiero una Polaroid para recordar cómo eres realmente.

Aunque mis vivencias contigo se emponzoñen,
aunque nos separemos y no te vuelva a ver.
Aunque el destino nos divida,
siempre me quedarán esos instantes congelados.

No necesito una vida con filtros, sino
apreciar la belleza de tus imperfecciones,
y los quiebros de tus gestos.

Cada detalle es importante si quiero realmente recordar quien eras
ahora que ha pasado el tiempo.

Y poder ser capaz de volver a enamorarme de tí a través de una imagen.
Quiero hacerte partícipe de la belleza que percibo, y así
poder hacer que te quieras más a tí mismo.



Así, donde quiera que te deje la vida,
te buscaré para devolverte el pedazo tí que te arrebaté.
Que esos recuerdos olvidados puedan ser motivo de alegría
en nuestro (¿ansiado?) reencuento.

Y si en esta vida no es posible,
doblaré las fotografías en pájaros de papel,
y que estas levanten el vuelo desde el lugar en el que tú yaces.